Wiki Harry Potter Avada Kedavra
Advertisement

Los duendes son una raza de seres mágicos de tremenda inteligencia. Humanoides de algo menos de metro y medio, piel blanca y dedos y pies largos. Son grandes orfebres así como magníficos contables, lo que les ha llevado a controlar la economía de casi toda la sociedad mágica así como a administrar el banco de Gringotts (del cual hay sospechas de que en realidad fue construido hace muchos siglos en Egipto por otra raza, siendo el único logro de los duendes trasladarlo a su ubicación actual). Así mismo, estos seres poseen su propia corriente mágica que no necesitan canalizador de ningún tipo. Su idioma natal es el duendigonza, aunque la práctica totalidad de ellos habla al menos un idioma humano también. Cabe decir además que los duendes y los humanos han demostrado en unas pocas ocasiones su capacidad para tener descendencia común.

Historia:[]

En cierta medida, hablar de la historia de los duendes es también hablar de su relación con los magos. Su relación con los humanos es más que compleja ya que ambas razas tienen a numerosos miembros que se creen superiores a la otra. Durante los siglos XVI, XVII y XVIII (especialmente estos dos últimos) las rebeliones de los duendes fueron relativamente frecuentes. Estas rebeliones tenían diversos orígenes, siendo la mayoría de ellas una afrenta de los magos contra un duende especialmente influyente o un trato especialmente injusto contra uno de estos seres. Finalmente, durante el siglo XX, la situación entre ambas razas estaba estabilizada en gran medida gracias a la oficina de Enlace con Duendes. Durante las dos guerras mágicas, especialmente en la segunda, los duendes se mantuvieron neutrales, aunque esto no les evitó perder a varios miembros de su comunidad (generalmente a manos de los mortífagos).

Bajo el mandando de Shacklebolt, tras la derrota de Voldemort, hubo un intento de acercamiento ministerial a las diversas razas de seres mágicos. Sin embargo, la experiencia de la guerra hacía que los Duendes desconfiaran de los magos. Aunque durante la II Guerra Mágica tan sólo los mortífagos mataron duendes (en Gringotts concretamente), algunos de los mismos culparon a Harry Potter de dichos asesinatos al haber asaltado el banco mágico provocando así la ira de Voldemort. De hecho, algún testigo aseguró ver a Griphook, uno de los duendes muertos a manos del Señor Tenebroso, con la legendaria espada de Godrick Gryffindor. Esta espada, fruto de muchos conflictos entre magos y duendes, volvería a ser vista en manos de Neville Longbottom durante la Batalla de Hogwarts, haciendo que no pocos duendes le acusaran de estar detrás de la muerte de su congénere. Esto sin olvidar que el Ministro de Magia, por primera vez en la historia, situó a aun humano, William Rosier, como director de Gringotts, lo que ofendió a la práctica totalidad de la menuda raza mágica.

Toda esta división interna, entre los que consideraban a cualquier tipo de mago alguien que no es de fiar y quienes apostaban por un acercamiento con los humanos, desembocó en un potente conflicto interno en febrero de 2002 y que se alargó durante siete meses, hasta que el ministro de magia Brad Layfield redacta la Carta de Defensa. Entre las medidas de este texto se encuentran una serie de concesiones económicas así como atribuciones sobre un territorio, una Marca de Defensa Cedida. Esto puso fin a un conflicto que, a pesar de aparentar ser interno entre duendes, había causado gran caos al provocar una guerra similar entre los gigantes en el mes de marzo y una gran crisis económica cuando cerraron Gringotts durante junio.

Los duendes reciben entonces dos Marcas de Defensa Cedida. La primera se trata del importante banco de Gringotts, durante la misma firma de la Carta de Defensa, y gracias a lo cual recuperan a un duende en el puesto de director del banco. La segunda la recibiría cuatro años más tarde y sería la Isla de Globshock.

La nueva estabilidad, aunque tensa, permitió unos cuantos años para que la sociedad mágica se adaptase a la nueva y oscura situación creada por las numerosas amenazas que cernía sobre ella. Es en este contexto, en el año 2011, cuando diversas razas mágicas, entre las que se incluyen los duendes, reclaman la soberanía total sobre sus respectivas Marcas de Defensa Cedida. El Ministerio de Magia se ve incapaz de recuperar militar o diplomáticamente dichos territorios pero al mismo tiempo se niega a reconocer tal independencia de los mismos. Esto hace que popularmente, y en ciertos momentos hasta oficialmente, estos lugares sean conocidos como Territorios Hostiles. En el caso de los duendes siguen respetando el estatus de Marca de Defensa Cedida de Gringotts pero no así el de la Isla de Globshock que pasa a ser un Territorio Hostil

Pese a todo, la relación entre magos y duendes se mantenía más o menos estable y pacífica. Los magos no tenían muy claro que sería de Gringotts sin los duendes y éstos no querían perder su joya de la corona. Esto conllevó a una serie de relaciones diplomáticas en la que básicamente se ignoraba por parte de ambas partes la existencia de un Territorio Hostil en manos de los duendes así como los eventos ocurridos en otras partes del mundo entre ambas razas (como fue la desembocadura de una cruenta guerra civil en Suiza durante octubre de 2017 debido a los intereses económicos de los duendes de aquel país).

No obstante esta situación comenzaría a tensarse cuando, tras la llegada al poder de William Longshank, el ministro de magia nombra en 2018 por segunda vez en la historia a un director humano del banco mágico (Augustus P. Rosier, hijo del primer director humano). La jugada crea una enorme tensión entre ambas razas mágicas pero debido a que una guerra abierta supondría el colapso total de la economía de los magos y la práctica extinción de los duendes en Reino Unido, la cosa no va a más. La tarea de Rosier es ardua y se da cuenta que en una inmensa mayoría de las veces su poder sobre el banco es más nominativo que real.

La unidad duendigonza, más allá de lo que quisieran mostrar cara a la galería, estaba muy lejos de ser un hecho. Numerosos grupos de duendes, aunque ninguno especialmente grande, se dedicaban a realizar sus propias operaciones con los magos (como subastas de objetos mágicos a precios irresistibles) sin importarles los más mínimo si eso podía beneficiar o perjudicar al resto de su raza (y en ocasiones buscando de hecho minar los puestos de poder de ciertos duendes).

Con todo y con eso, la diplomacia entre los duendes y los magos era de la más saludable, siendo los primeros uno de los aliados más estables del Ministerio de Magia entre el resto de las razas mágicas (lo que dice mucho de cómo se encontraba el Ministerio en cuanto a aliados se refiere). La mayoría de los incidentes diplomáticos, como el asalto a unas minas duendigonzas por parte de magos (aparentemente ministeriales) eran finalmente resuelto en diversas reuniones bilaterales. Sin embargo, este pequeño (pero relativamente constante) desgaste de las relaciones acabaría llevando a problemas mayores.

En el año 2024 los Gringotts vuelven a cerrar el banco tras veintidós años. Esto se debe a los cambios que le nuevo director de la entidad bancaria, Calvin Cavanaugh, introduce tras sustituir a Rosier (que se encontraba en coma) especialmente el aumento de la plantilla humana, lo que para los duendes suponía una clara violación de su soberanía sobre la Marca de Defensa Cedida que era Gringotts. Aunque el banco permaneció cerrado tan sólo veinticuatro horas, las consecuencias económicas para los magos se notaron durante casi seis meses. Esto provocó que, aunque Cavanaugh no diera marcha atrás a las medidas que había tomado, si detuvo la implantación de nuevas reformas.

Durante el intento de Weasley, tras la aplicación de la Carta a los Persas en 2026, de reformar las Marcas de Defensas Cedida los duendes no hicieron ningún tipo de movimiento público ni aparentemente pelearon por mantener su independencia. No obstante, en secreto, los líderes de esta raza mágica decidieron comenzar a organizarse para volver a recuperar el control total de la entidad bancaria. Y quizá de algo más. De hecho, durante este periodo, tuvo lugar un alzamiento de squibs que contaron con varias reliquias duendigonzas. No obstante nunca se llegó a acusar a los duendes de colaborar con dicha algarada de manera oficial, aunque sí se hizo de manera extraoficial.

Durante el 2027 existen algunos conflictos que escalan la tensión entre ambas razas mágicas, como es el asalto mortífago a Gringotts durante febrero o los incidentes en La Cámara (un territorio duende subterráneo) en agosto. Como ocurrió anteriormente, las consecuencias de estos actos a largo plazo aún no se han hecho notar. Sin embargo la tensión es evidente puesto que incluso al resolverse de manera aparentemente definitiva la crisis de las Minas de Cuarzo iniciada en 2022, esto sólo sirvió para caldear más el ambiente. Y es que la última resolución por parte de las investigaciones de los magos parece hablar de un autogolpe por parte de los duendes, cosa que estos niegan rotundamente y señalan sus propias investigaciones que apuntan a magos de diversos lugares.

Sea como fuera, la historia de los duendes y los magos siempre ha sido más o menos la misma: la de una relación tensa a punto de estallar pero que nunca termina de hacerlo. Tal vez porque ambas razas se necesiten mutuamente, probablemente porque ambas razas acabarían demasiado dañadas en una guerra abierta. O quizá simplemente porque no ha tenido lugar un detonante suficientemente potente.

Territorios[]

Los duendes son la única raza mágica, salvo que se pueda catalogar como tal a los licántropos, en poseer dos Marcas de Defensa Cedida por parte del Ministerio de Magia. La primera no es un territorio como tal sino que es una entidad. Situado en el corazón del Callejón Diagon, el banco mágico de Gringotts, fue reconocido como Marca de Defensa en el año 2002 otorgando a esta raza un control casi absoluto de la economía mágica británica.

El segundo de estos territorios es la Isla de Globshock, situada cerca de la Isla de Man. Fue reconocida como Marca de Defensa cuatro años más tarde que Gringotts, en el año 2006, y consiste en una pequeña isla rica en minerales, donde se cree que los duendes tienen los recursos naturales para tratar su famoso acero duendigozna.

En cualquier caso los duendes no dudan en mezclarse con los magos y no es raro encontrar alguna pequeña comunidades en grandes urbes como Londres o en enclaves especialmente mágicos como Hogsmeade.

Cultura[]

Aunque en muchas cosas la cultura duendigozna y la humana son parecidas, hay ciertos valores que difieren enormemente y que han llegado a protagonizar revueltas armadas.

Una de las diferencias de valores más notable es entorno a la idea de pago y reembolso. Para los duendes, el único propietario legítimo de un objeto es su fabricante, independientemente de que este se lo vendiera a alguien. Si un duende crea un objeto y se lo vende a otro ser, el objeto pertenecerá a su comprador hasta que éste muera debiéndose devolver después al fabricante del mismo o en su defecto a su heredero. De esta manera lo que para un duende es vender, para un mago en realidad es un alquiler de por vida, pero que antes o después regresará al duende. De hecho la reventa o regalo de un artículo duendigozna sin que su fabricante reciba nada a cambio es considerado por los duendes como poco más que un robo.

Los duendes también son extremadamente tajantes duros y casi crueles con el pago de las deudas. Es tal el nivel con el que esta raza persigue la morosidad que la deuda no saldada con un grupo de duendes por un único mago ministerial llamado Ludovic Bagman, fue usada como uno de los motivos para no entrometerse en la Segunda Guerra Mágica.

Duendes famosos[]

  • Alguff el Horroroso. Conocido en toda la comunidad mágica, en especial la duendigozna, por ser particularmente maloliente. Trataba de vender frascos de su propio sudor a un fabricante de bombas fétidas.
  • Eargit el Feo. Representante en la cumbre del Consejo de Magos del siglo XIV.
  • Nagnok. Trabajador de Gringotts que fue accidentalmente asesinado en algún punto del siglo XVIII por un troll de seguridad que fue enviado por el Ministerio de Magia sin el debido entrenamiento. Su muerte accidental fue el catalizador para una de las muchas rebeliones de aquellos siglos.
  • Ug el faltón. Infame estafador que se hizo famoso por organizar el Derby Demiguise en el siglo XVII y escaparse con los beneficios. Más tarde vendió a varios magos oro Leprechaun, lo que conllevó que el Ministerio de Magia le apresara y condenara. Su encarcelamiento provocó una de las rebeliones de duendes de aquellos siglos.
Advertisement