FANDOM


«Nos marginaron. Nos insultaron. Nos asediaron. Sobrevivimos.»
Jou Girant, describiendo La Guerra de La Reserva.
Se conoce como Guerra de La Reserva (o Asedio a La Reserva) al conflicto sociopolítico y bélico que enfrentó al asentamiento de La Reserva y sus aliados entre las otras manadas con el Ministerio de Magia . Aunque, formalmente, la guerra fue declarada el 1 de agosto de 2021 y la paz firmada el 26 de agosto del mismo año, la mayoría de los historiadores coinciden en en adelantar el inicio del conflicto hasta el 8 de abril de 2021, día en el que el Ministro de Magia William Longshank se suicidó en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería durante el aniversario del ataque de la Manada de Fianna a la escuela.

AntecedentesEditar

Durante la madrugada del 9 de abril del año 2020, la Manada de Fianna, atacó el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, causando la muerte de once alumnos del castillo (uno de ellos, prefecto de la casa Slytherin), dos profesores, dos aurores y cinco elfos domésticos. Aunque la célula terrorista fue prácticamente eliminada durante el ataque (y totalmente erradicada durante los meses posteriores), el asalto provocó que el Ministerio de Magia liderado por William Longshank recrudeciera sus políticas raciales contra los hombres lobo. Estas acciones provocaron el aumento de las tensiones entre la comunidad mágica y los licántropos, resultando en varios incidentes al margen de los atentados provocados por las manadas licántropas.

En este contexto, durante mayo del 2020, da comienzo La Guerra de Tatuajes, en la que varios miembros del Ministerio de Magia, de manera extrajudicial, marcan con una W plateada a diversos licántropos de manera indiscriminada, al considerarles simpatizantes de terroristas. En respuesta, diversos hombres lobo, la mayoría de ellos reserveños, responden marcando a ministeriales de forma similar para señalarles como enemigos de los derechos humanos.

En julio de 2020, tras un duelo mágico entre el reserveño Smanix de Mauron y el miliciano Gregory Alasdair, que acaba con éste último en San Mungo gravemente herido, las tensiones alcanzaron un nuevo punto álgido. La comunidad licántropa estaba indignada por el despido de Smanix de Mauron como Jefe de Casa de Gryffindor por haberse defendido del ataque que el miliciano había confesado haber comenzado. Por otro lado, gran parte de la comunidad mágica veía el duelo como una nueva agresión licántropa y pedía un aumento de la intervención armada ministerial; hasta un 80% de la población británica defendía una intervención armada más contundente contra los hombres lobo, y casi el 30% de la población defendía que esa intervención debía incluir también a los grupos licántropos tradicionalmente no hostiles con el Ministerio de Magia (como La Reserva o Los Guardianes).

El año 2021 comenzó con el traslado del conflicto de las calles a los medios de comunicación, donde se libró una batalla por la imagen de los hombres lobo en la que se acusaba de diversas transformaciones a miembros reserveños sin aportar pruebas, o en las que se aseguraba que diversos criminales históricos (como Jack el Destripador) eran en realidad hombres lobo.

Detonante Editar

Pocos días antes del primer aniversario de los atentados de Hogwarts por parte de la Manada Fianna, el cinco de abril, el Ministro de Magia William Longshank fue secuestrado por la manada de los Garras Rojas, reapareciendo poco antes del propio aniversario.

Durante los actos oficiales, William Longshank desveló haber sido transformado en hombre lobo durante el secuestro que había sufrido y declaró la guerra total y absoluta a todo licántropo, independientemente de su afiliación. A continuación, Longshank se suicidó en el Gran Comedor de Hogwarts, convirtiéndose en el primer asesino y víctima de la Guerra de La Reserva. Aquello provocó que Philip Corvarand, uno de los guardaespaldas de Longshank, lanzara una poderosa maldición contra la representación licántropa invitada al acto, asesinando en el acto a un miembro de Los Guardianes.

Durante el caos de la batalla subsiguiente, los dementores y sus heraldos, largo tiempo desaparecidos, atacaron Hogwarts, que tuvo que ser evacuado sin remedio alguno dejando el control del castillo en aquellas criaturas. A esto se conoció como La Caída de Hogwarts, y algunos historiadores afirman que pudo tener lugar gracias, sobre todo, a la descoordinación y las tensiones que había por la batalla.

La Guerra de La Reserva Editar

Primeros movimientos Editar

Treinta y seis horas más tarde, durante la madrugada del 10 de abril, un grupo de ocho miembros del Departamento de Seguridad Mágica (cuatro fuerzas de choque, tres milicianos y un auror) asaltaron La Reserva. El grupo estaba dirigido por Philip Corvarand, miembro de las Fuerzas de Choque y único guardaespaldas superviviente de Longshank, que organizó la incursión contra un asentamiento que no esperaba un ataque con esa virulencia. El asalto se saldó con doce reserveños muertos, ocho muggles y cuatro magos, y otros veinticinco heridos. Los asaltantes perdieron a dos milicianos y tres resultaron heridos, mientras que otro fuerza de choque y otro miliciano fueron capturados

Jou Girant respondió a este ataque declarando La Reserva como Territorio Hostil e impidiendo que entrara ninguna persona que dependiera de manera directa o indirecta del Ministerio de Magia, ni siquiera los sanadores. Por su parte el Ministerio de Magia aseguró que el ataque había sido llevado a cabo de manera ajena a su conocimiento, aunque se aseguró de presionar a El Profeta para que redactase las noticias de forma partidista, publicando edades y nombres de los "ministeriales" caídos, e incluso asegurando que el ataque tuvo lugar durante la luna llena y que por eso La Reserva estaba bien defendida (aunque la luna llena había tenido lugar una semana antes).

Esta guerra mediática sería una constante durante toda la guerra en la que El Profeta y el Ministerio de Magia no dudarían en acusar a los hombres lobo (como ente único, sin dividir entre facciones) de numerosos crímenes, como el lanzar hasta dos maldiciones asesinas contra Harry Potter durante la Caída de Hogwarts (aunque esto, en realidad, había sido obra de un mago tenebroso que quiso aprovechar la situación).

Con un Ministerio de Magia sumido en el caos, Miles Edgecoward trató de formar un comité de reconciliación con La Reserva y Los Guardianes, facciones de hombres lobo relativamente afines al Ministerio de Magia en el pasado. Pero la feroz oposición del Portavoz del Ministerio de Magia, Percy Weasley, hizo decaer esa propuesta. Tampoco salió adelante la celebración de unas elecciones ministeriales con las que Edgecoward trataba de crear un ambiente de normalidad social y evitar así una guerra total contra los hombres lobo.

Muchas voces señalaron a Harry Potter, aclamando que ya estaba preparado para encabezar el Ministerio de Magia y que debía ser él quien lo guiara de manera temporal hasta unas nuevas elecciones. No obstante, el que por aquel entonces era Jefe de Aurores salió al paso para negar cualquier opción de ser nombrado Ministro de Magia, señalar que el que intentó asesinarle no era otro que Darius Hawthorne (desmintiendo publicaciones anteriores) y que su prioridad no eran los hombres lobo, sino recuperar Hogwarts. Junto al líder de las Fuerzas de Choque (y futuro Ministro de Magia de emergencia), Lord Viktor Worthington III, Harry Potter desvió gran partes de las fuerzas y cuerpos de seguridad ministeriales de la guerra contra los hombres lobo a la guerra contra los dementores.

Totalización de La Guerra de La Reserva Editar

A pesar de la declaración de guerra de William Longshank, durante el mes de abril no hubo enfrentamientos con los hombres lobo a excepción del asalto a La Reserva, por lo que muchos teorizaron que el conflicto podría encauzarse de manera pacífica a través de la diplomacia y que se lograría superar el odio racial. Tras lograr recuperar Hogwarts el uno de mayo, el Ministerio de Magia se liberó de uno de los frentes que tenía abierto para poder centrar todos sus esfuerzos, bélicos y diplomáticos, en La Reserva, pero sin poder descuidar el resto de la situación nacional debido a que se mantenían las amenazas de numerosos magos tenebrosos así como conflictos con otras criaturas mágicas.

Aunque las milicias ministeriales no habían participado en la Operación Asedio, la existencia de dos rehenes en La Reserva y el hecho de que el asentamiento estuviera esta vez preparado para un posible ataque evitó que hubiera nuevas incursiones en territorio reserveño. No obstante, al liberarse Hogwarts, aurores y miembros de las fuerzas de choque fueron destinados al conflicto con el asentamiento licántropo.

Tan sólo tres días después del fin de la Operación Asedio, el cuatro de mayo, el Hospital San Mungo fue atacado por los Garras Rojas donde buscaban matar a Benet, auror que participó en el asalto a La Reserva del 10 de abril. Aunque hubo un conato de resistencia por parte del personal allí reunido junto con algunos milicianos que lograron personarse en el lugar, la manda terrorista logró su objetivo tras apenas dos horas de batalla. El balance total de fallecidos fue de dieciséis civiles, cinco sanadores, cuatro milicianos y dos garras rojas, así como el auror Benet.

Antes de que el Ministerio de Magia pudiera terminar de digerir la virulencia del ataque, otra célula de los Garras Rojas tomó El Profeta el día 5 de mayo y lo mantuvo ocupado e inoperativo durante diez días. No fue hasta el 16 de mayo que el diario pudo recuperar un rimo normal de publicaciones. Este asalto se saldó con doce reporteros fallecidos y otros seis infectados con la licantropía, y con cero bajas por parte de los Garras Rojas.

Estos dos ataques por partes de los Garras Rojas pusieron en alerta al Ministerio de Magia; no se estaban enfrentando sólo a un asentamiento civil, sino también a dos grupos terroristas fuertemente militarizados y con los que no se había logrado acabar en casi una década de guerra. El Wizengamot dio orden de paralizar el asalto total que se iba a realzar en La Reserva ante el temor de nuevos atentados por parte de los Garras Rojas (que apenas habían sufrido bajas) o de la Manada de Fenris (que aún no había actuado). Al mismo tiempo. se intentó negociar con Jou Girant para el rescate de los dos rehenes que tenía, pero el licántropo se negó tajantemente a liberarlos argumentando que, como Territorio Hostil, La Reserva tenía capacidad legal para juzgarlos, punto que fue negado por el Ministerio de Magia. Al mismo tiempo, La Reserva retrasaba el inicio del supuesto juicio pues sabía que la existencia de esos dos rehenes así como la amenaza invisible de las dos manadas terroristas, era lo que evitaba un asalto total por parte del Ministerio a La Reserva. Y lo que más necesitaba el asentamiento era ganar tiempo y prepararse.

El primer movimiento de La Manada de Fenris en esta guerra no fue militar sino político, ya que, el 30 de mayo, el grupo licántropo hizo unas declaraciones en las que afirmaba que apoyaba firmemente a La Reserva y asegurando que el asentamiento contaría con todo su apoyo. Acto seguido, los Garras Rojas anunciaron el fin de las hostilidades que habían venido manteniendo contra La Reserva al considerar que el asentamiento era un cubil de traidores a la sangre mágica y lupina por permitir la existencia de muggles y nacidos muggles en sus fronteras.

Esta totalización del conflicto obligó al Ministerio de Magia a replantearse la estrategia, pues La Reserva había logrado en muy poco tiempo una capacidad bélica muy superior a la que tenían a principios de mes.

Pausa de las hostilidades Editar

Durante los meses de junio y julio, ambos bandos detuvieron sus hostilidades y se prepararon para el desarrollo futuro de la guerra. Por un lado, el Ministerio de Magia tenía que hacer frente a los mismos frentes que tenía abiertos antes del inicio de la guerra con la notable excepción de los dementores, que estaban desaparecidos desde que se recuperó el castillo de Hogwarts. Por otro, La Reserva era consciente de que no tendría ninguna oportunidad pasando a la ofensiva.

Aunque hubo un ataque en Hogsmeade en el que se quemó el orfanato del pueblo y se acusó a los licántropos de estar tras la agresión, éstos nunca lo reivindicaron, y la gran mayoría de los analistas no los consideran responsables del mismo. Por un lado, a parte de los siete niños muertos, otros ocho fueron secuestrados y nunca volvieron a verse ni a saber de ellos. También está el hecho de que éste sería el único ataque que hubieran realizado los licántropos desde las declaraciones de apoyo por parte de las manadas terroristas a La Reserva hasta que terminó la guerra, ya que los hombres lobo tenían como prioridad ralentizar el ritmo de la guerra. Lo que se considera más probable es que el ataque fuera realizado por un grupo de magos tenebrosos, tal vez lo mortífagos, y que trataran de culpar a los licántropos para poder salirse con la suya.

Por su parte, el Ministerio de Magia seguía dividido en numerosas facciones. Igual que Weasley había logrado frenar las medidas de Edgecoward en abril, una alianza entre los dos futuros ministros, Irvin Giles y Lord Viktor Worthington, así como el jefe en funciones de las milicias, George Evans, frenaron las medidas del Portavoz Ministerial. No obstante, a diferencia de lo que le había pasado a Weasley, el seis de junio este triunvirato sí logró sacar adelante sus medidas, entre las que destacaba la formación obligatoria militar durante un verano en el cuerpo de las milicias una vez terminado Hogwarts. Finalmente, el 30 de junio Lord Viktor Worthington sería nombrado Ministro de Magia en funciones por el Wizengamot, dándole al bando ministerial un mando único del que carecía, y carecería durante todo el conflicto, el bando licántropo. Esta unificación de mandos en el bando ministerial se completaría al nombrar a George Evans jefe de las milicias de manera total, cesando al desaparecido Andy Alvein de tal puesto.

El nuevo Ministro de Magia no pudo centrarse inmediatamente en los asuntos de la guerra, pues tuvo que dedicar sus esfuerzos a enfrentar numerosas crisis, tanto internas como externas (conflictos con los centauros, operaciones en Ucrania o relaciones diplomáticas en Suiza), tiempo que aprovechó La Reserva para formalizar la alianza total con todas las mandas licántropas y haciendo que todas se asentaran en su territorio, creando un lugar fuertemente defendido. Así mismo, liberó a los dos rehenes que tenía prisioneros. Con este movimiento Jou Girant evitaba que los rehenes fueran convertidos forzosamente estando bajo su cautiverio y al mismo tiempo trataba de ganarse el apoyo de la opinión internacional.

Asedio a La Reserva Editar

El 1 de agosto de 2021, un día después de que terminara la luna llena, el Ministro de Magia Lord Viktor Worthington declaró formalmente la guerra a La Reserva. A pesar de las hostilidades previas que habían ocurrido, este requerimiento burocrático estaba más pensado de cara a las opiniones internacionales que a las nacionales, pues estas últimas ya se sabían en guerra desde hacía meses. No obstante, ese mismo día se levantó un cerco alrededor del asentamiento dando inicio al asedio de La Reserva, que duraría 27 días. Como respuesta, La Reserva convocó un referéndum constitucional para el 26 de agosto para dar una solidez legal internacional a su independencia.

El tiempo se dejó correr mientras los ministeriales esperaban rendir La Reserva al cortar la entrada de suministros. No obstante, el 24 de agosto, un grupo de licántropos asaltó el Ministerio de Magia, aunque no logró tomarlo y fueron repelidos. No obstante, este hecho dejó a la vista de todos que el bando licántropos tenía tropas fuera del cerco, en la retaguardia de las lineas ministeriales, que podrían llegar a causar algún problema serio al Ministerio de Magia. Horas más tarde, La Reserva acusó al Ministerio de Magia de asesinar a la niña muggle Rose Pond con ricino draconiano (poderoso veneno que tan sólo el Ministerio de Magia tiene) en algún tipo de atento que en realidad debía ir dirigido para uno de sus líderes como represalia al asalto que sufrió el Ministerio de Magia.

El Ministerio de Magia volvería a ser asaltado al día siguiente, pero, esta vez, por una docena de miembros de la Manada de Fenris que sí que lograrían tomarlo y mantenerlo en su poder durante unas horas. La batalla acabó con 19 bajas ministeriales, políticos en su amplia mayoría, y cero licántropos, ya que huyeron cuando las fuerzas de la Primera Varita del país, Samuel Farquharson, llegaron como refuerzos ministeriales. Paralelamente a este ataque, a la misma hora, el Bastión Woodcroft fue atacado y conquistado por un grupo de mortífagos en una batalla que duró algo menos de dos horas. La simultaneidad de ambos ataques hicieron sospechar de una alianza de mortífagos y licántropos en un primer momento, pero fue descartada por la animadversión que sienten los primeros hacia los reserveños. Lo que sí quedó patente es que los magos oscuros, que habían convocado una Marca Tenebrosa sobre el Bastión, conocían parte de los planes de ataque del bando licántropo y actuaban en consecuencia.

Estos ataques fueron un duro golpe al bando ministerial que demostró que, pese a poder asaltar La Reserva y salir victorioso, era incapaz de controlar su retaguardia con eficacia. Eso, sumado a que numerosos de los suyos habían sido convertidos durante la guerra (acabando suicidándose algunos, como había hecho William Longshank) aumentaba las presiones sobre el Ministro de Magia para que abandonase las negociaciones con La Reserva y la asaltase antes de que tuviera lugar la luna llena del 26 de agosto.

Sin embargo, debido a los ataques sufridos, y a que partes de sus fuerzas debían reconquistar el Bastión Woodcroft, el Ministerio de Magia se vio incapaz de organizar un asalto al asentamiento que no supusiera un gran riesgo parA vidas de civiles y, sobre todo, para sus propias tropas. Al desconocer la cantidad de fuerzas licántropas que tenía en la retaguardia, una comitiva ministerial se reunió con una comitiva de hombres lobo para tratar de poner fin a la guerra antes de que la luna llena convirtiera aquel lugar en un terrible campo de batalla.

El grupo ministerial estaba formado por Lord Viktor Worthington, Harry Potter y el afamado líder miliciano Gregory Alasdair. Los representantes licántropos eran Enrick Thorn, representante de los Garras Rojas, Paul Brent como representante de Los Guardianes (ya que el líder, Lupo, estaba organizando las defensas) y Jou Girant como líder de La Reserva. La reunión fue larga y tensa y acabó dando como resultado El Tratado de La Reserva, que ponían fin a la guerra a cambio de amnistía para los presos licántropos sin delitos de sangre y reconocimiento político de lupinos en el Wizengamot. Por su parte, La Reserva renunciaría a la independencia. Tanto Enrick Thorn como Gregory Alasdair mostraron su rechazo a esos tratados, aunque aceptaron acatarlos.

Tras la firma del Tratado, el asedio se levantó y los ministeriales se marcharon del lugar antes de que llegase la luna llena.

Consecuencias Editar

Tras la firma del Tratado de La Reserva la paz entre hombres lobo y el Ministerio de Magia se mantuvo firme, aunque cada uno de los grupos debía luchar en sus propios conflictos internos. La Columna Ferguson, una de las más importantes de toda la milicia y dirigida por Gregory Alasdair, se negó a luchar mientras Lord Viktor Worthington fuera Ministro de Magia salvo contra los licántropos. Esto, sumado a numerosos detractores internos, provocó que el Ministro de Magia en funciones, y favorito a ganar las elecciones que se convocaron, decidiera no presentarse como candidato, dando como ganador de las mismas a Irvin Giles.

Por su parte, los licántropos tenían problemas para mantener controladas las actividades de los Garras Rojas que, estando en desacuerdo con el texto firmado, deseaban forzar una nueva situación de guerra. Finalmente, el 22 de octubre del 2021 (57 días desde la firma del Tratado de La Reserva), atacaron el pueblo de Rye, en Sussex. La que es hasta la fecha la mayor masacre provocada por los Garras Rojas arrojó un total de 409 muertos, 21 infectados y tan sólo 10 supervivientes. Este ataque se justificó a debido a que el Ministerio de Magia se había negado a cumplir un sólo punto del Tratado de La Reserva. Los Guardianes condenaron el ataque al igual que La Reserva, que además pidió al ministerio que cumpliera con su parte del acuerdo para evitar más muertes. La Manada de Fenris no hizo declaraciones.

La gran actuación como diplomático de Paul Brent le valió alzarse como líder de Los Guardianes, lo que significó la ruptura de las relaciones de la manada con La Reserva debido a que esta seguía dando cobijo a la Manada de Fenris y les ayudaba cuando tenían problemas. Los Guardianes pasaron a formalizar una extraña pero firme alianza con los gigantes que terminó bruscamente en febrero de 2026, cuando estos atacaron a fuerzas ministeriales.

Los Garras Rojas sufrieron numerosas bajas a manos del Ministerio como venganza por la terrible masacre perpetrada y debido al aislamiento del resto de manadas que había provocado su actuación unilateral. No obstante, consiguió sobreponerse con el tiempo y acabar reparando parte de sus relaciones con la Manada de Fenris. Aunque no mantiene la alianza con La Reserva, tras la guerra no ha vuelto a atentar contra el asentamiento.

La Reserva y La Manada de Fenris mantuvieron su alianza durante los años siguientes, aunque el asentamiento se negó a dar cobijo o protección a miembros de la manada que tuvieran las manos manchada de sangre inocente.

Por último, Irvin Giles cumplió gran parte de los acuerdos de La Reserva, aunque esto no le sirvió para evitar los atentados de los Garras Rojas (que daban por terminado cualquier conato de paz) y de la Manada de Fenris (que aseguraba que aún quedaban puntos del tratado sin cumplir).

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.