FANDOM


Se trata de un fenómeno astronómico convertido en leyenda por su poca frecuencia de aparición. Consiste en la aparición de las cuatro caras de la luna rodeando el castillo de Hogwarts, elevando una protección sobre él y bendiciéndole con un nuevo habitante en sus bosques o ejerciendo como escudo ante un ataque.

La leyenda Editar

Se desconoce el origen o la primera vez que se vislumbró este fenómeno astronómico, pero la primera vez de la que se tiene constancia fue la noche que se decidió colocar la primera piedra del castillo Hogwarts de Magia y Hechicería. La luna llena, la luna nueva, el cuarto menguante y el cuarto creciente refulgían sobre el lugar en el que posteriormente se erigió el colegio, bendiciendo la unión de los cuatro fundadores y protegiendo el que se convertiría en un santuario de magia.

Se dice que esa noche cada uno de los cuatro amigos se asignó una de las caras de la luna. Cada uno escogió la que parecía representar las mismas virtudes que definieron cada una de sus Casas:

Godric Gryffindor escogió la luna llena, orgulloso y vanidoso como era, quería ser el que más brillara de los presentes, el que más influyera en la cotidianidad de la vida.

El siguiente en escoger fue Salazar Slytherin, amigo y rival del primero, escogió la luna nueva, por pura oposición, escogiendo el color de la magia oscura, escogiendo el velo que tapa las mentiras y que incita a moverse en las sombras de la noche, aunque nadie podría predecir lo que vendría después.

Rowena Ravenclaw aceptó la luna creciente como propia, a camino entre los dos hombres, buscando siempre alcanzar el cénit de sus propios límites y retando a sus capacidades.

Y, por último, Helga Hufflepuff, una mujer más acostumbrada a dar que a recibir, se conformó con la luna menguante, bondadosa y mucho más dispuesta al bienestar grupal que a sus propias elecciones, aceptando a sus amigos con sus caprichos y decisiones.

Podría haberse interpretado como que era una buena señal para el triunfo posterior de la escuela, pero quedó en un simple espectáculo que ninguno llegó a comprender a pesar de los años de investigación. Buscaron en los lugares más remotos sin comprender cómo era posible que las cuatro caras de la luna hubieran brillado aquella noche y que no lo hicieran hasta muchos años después, cuando ya estaban resignados a no conocer el misterio.

Desde esa fecha brillaron en algún momento esporádico, pasando inadvertidas, haciendo su magia sobre el castillo, protegiéndole o llenando de vida los terrenos de alrededor. Son muchos los hechos que se atribuyen a este espectáculo, como la llegada del Calamar Gigante al lago negro, de la noche que se transformó el primer hombre lobo en los alrededores o la primera vez que un Ministro de Magia visitó el castillo, muchísimos siglos atrás.

En años más recientes, cuenta la leyenda que corría el mes de septiembre de 1917 cuando brillaron por última vez, cuando todo el mundo pensaba que se habían perdido para siempre hasta esta misma noche. Los ejércitos alemanes llegaron tan lejos en Gran Bretaña, desorientados, perdidos, intentando volver a casa, pero sobrevolaron Hogwarts, llegaron a pasar por las ruinas que aparenta ser el gran castillo. Nada hubiera sucedido si un soldado no hubiera sentido la llamada mágica que le mostró la escuela; él sólo fue capaz de encontrar Hogwarts y de iniciar una rápida descarga, motivando a sus compañeros, ajenos a lo que sucedía o a los motivos para bombardear unas ruinas… Y las lunas, testigos de lo que sucedía, testigos de lo que había sucedido en ese emplazamiento durante siglos, decidieron regalar una protección, una oportunidad a la escuela de magia de vencer otra repetición de la profecía cumplida. Sin saber cómo, sin saber por qué, sin ni siquiera entenderlo, levantaron la protección más grande, más poderosa y más mágica que se haya visto nunca, salvando Hogwarts de la devastación.

La última vez que brilló la luna fue el 3 de marzo de 2026.

Se desconoce y no existen métodos para saber cuándo las lunas volverán a rodear el castillo. Por el tiempo que ha pasado entre unas ocasiones y otras, se estima que podrían pasar décadas.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.